Hotel Diferencial «Dante Delich»

El adulto mayor, tiene ahora un lugar muy especial. Enclavado en un bellísimo paisaje serrano, nuestras instalaciones cuentan con servicios diferenciales, equipados para que usted se sienta como en la comodidad de su hogar.

Nuestro Centro nace con la idea de crear un nuevo concepto en lo que a la atención de nuestros mayores se refiere, cuyo objetivo principal es la plena integración de los residentes en su nuevo hogar.

Atención medica

Enfermería

Emergencias

Fisioterapia

Fonoaudiologia

Terapia ocupacional

Nutrición

Psicología

Peluquería – Manicura

Prof. Educación física

Enclavado en un bellísimo paisaje y con servicios diferenciales que lo harán el ser más importante, que es usted.

Habitaciones totalmente equipadas

6 Comidas diarias.

Servicio de lavandería

Calefacción central

Peluquería, Manicura y Pedicura

Televisión 42" con cable

WIFI en toda la instalación

Pileta de natación

Profesora de canto

Espacio y personal de recreación

La decisión de llevar a un hogar externo a un ser querido depende de múltiples factores. Puede tener demencia (un conjunto de síntomas que afectan diferentes aspectos de las funciones intelectuales (memoria, lenguaje, cálculo, razonamiento, etc.) que es de carácter progresivo y de una severidad tal que altera el normal funcionamiento de la persona.

Puede que necesite cuidados porque tiene alguna otra enfermedad como diabetes, parkinson, que haya estado internado y que necesite mayores cuidados. O simplemente porque está sola y su edad es muy avanzada, por lo tanto tiene diferentes dificultades para su propio cuidado.

Hay casos en los que la necesidad de cuidados supera las posibilidades de las personas que lo rodean, otras veces tienen determinados problemas de conducta que dificultan mucho la convivencia (por ejemplo, trastornos severos del sueño), a veces es imposible que algún familiar se encargue, o existen otros problemas que hacen que no pueda recibir los cuidados necesarios.

El llevar a un hogar a un ser querido no debe ser vivido como un fracaso en los cuidados brindados o como una circunstancia negativa. A veces, esta decisión genera fuertes sentimientos de culpa, sin embargo el aumento y complejización del tipo de atención que requiere la persona mayor y muchas veces enfermo demuestra que no deberíamos sentirnos así. Por el contrario, nos permite ofrecerle al ser querido todo el cuidado necesario.

Tomar decisiones es una tarea difícil. En muchas ocasiones puede generar discusiones y diferencias entre los familiares, ya que los sentimientos que se ponen en juego son muchos y complejos. Sin embargo, en algún momento será necesario tomarlas, y hacerlo con tiempo será positivo para todos. Anticiparse a los problemas que puedan surgir es una estrategia que ayuda tanto a cuidar mejor al enfermo como a quienes cuidan de él. Es necesario contar con la información necesaria. Es bueno tener la opinión del medico que siempre lo atiende.

Cuando hay que tomar una decisión es importante que toda la familia hable sobre el tema y que esto se haga, en la medida de lo posible con tiempo. Esto permitirá retomar la conversación en más de una oportunidad y permitir que cada uno piense tranquilamente y a solas antes de volver a hablar.

Siempre es bueno tener presente que, ante muchas situaciones, no hay una única respuesta o solución. Son varias las posibilidades, cada una con sus beneficios e inconvenientes. Cada familia es un mundo y las circunstancias de cada una son diferentes. Por lo tanto, las soluciones serán validas o adecuadas según cada caso en concreto. Intentar ser flexibles: eso les permitirá tomar mejores decisiones y entenderse mejor entre todos los involucrados.

Tener en cuenta el agotamiento del cuidador

Muchas personas que cuidan enfermos crónicos, y sobre todo enfermos de demencia, o los que tienen la responsabilidad de vigilar, simplemente a las personas mayores que entran en una etapa que no es conveniente que estén solos, ya que comienzan a aparecer las dificultades propias de la edad, olvidos (dejan el gas encendido), dificultad para caminar, etc. En estas personas comienzan a padecer el síndrome de agotamiento del cuidador. Los síntomas de este síndrome puede ser depresión, angustia, el sentimiento de que no aguantan mas, problemas para concentrarse, problemas para dormir, dolores de cabeza, acidez, úlceras, insomnio, agotamiento y fatiga, etc.

Los cuidadores habitualmente se sobre exigen físicamente, no tienen prácticamente tiempo libre propio, viven por y para el paciente. El cansancio, la soledad verdadera o la falta de ayuda de otros miembros de la familia generan tanta fatiga que afecta finalmente la calidad de vida del enfermo y de la propia vida del cuidador. Al mismo tiempo, pueden sentirse culpables por estos sentimientos. Tal vez sientan que abandonan o traicionan al enfermo.

Pero es necesario cambiar la visión, tener otro panorama, observar las respuestas de los residentes en nuestro hogar.

El grupo humano de nuestra residencia, siente que ésta es su casa, que aquí encontró amigos y porque no, algún noviecito.

Quien no se siente mejor, cuando sabe que una asistente está a su cuidado, que la esta atendiendo por si necesita algo, que los ayuda a bañar o los baña y los vigila para que no se caigan, los ayudan a vestirse a ponerse ropa adecuada , le sirven la comida y en muchos casos que no pueden, le dan de comer, le suministran la medicación en el horario indicado, le toman la presión, la temperatura, los peinan, los acompañan al comedor, donde estarán en compañía de otras señoras o señores, que pueden conversar, mirar el televisor ó jugar a las cartas o escuchar música . También pueden optar por ir a la peluquería para su arreglo personal, o para su atención con la podóloga. Los días que vienen las recreologas participan de las actividades que las profesionales les han preparado, así como cuando viene el kinesiólogo que van a ser gimnasia de rehabilitación. Con el psicólogo que también va a trabajar con ellos, leen periódicos, escuchan música, ven algunas películas, tienen charlas sobre temas propuesto por ellos. Los días sábados viene un conjunto musical que les tocan la guitarra y el acordeón. Festejan los cumpleaños. Pero algo muy importante siempre están supervisados por los médicos especialistas en geriatría y la nutricionista, que evolucionan permanentemente su Historia Clínica.-

Por supuesto que además pueden ir al parque donde cuentan con 10.000mt2. o los trasladan para tomar el té, o vienen los familiares y comparten con ellos. Pueden aprovechar todos los espacios de la residencia como por ejemplo: La confitería, la peluquería, la sala de lectura, el gimnasio, los comedores, la sala de estar.

Para las fiestas importantes y los feriados siempre se programa alguna obra de teatro que la representan los residentes y los familiares, de acuerdo a sus posibilidades para estos eventos se contratan músicos y/o bailarines Buenos les hemos contado un poco la óptica desde la Residencia, donde se podrá observar que todo apunta a lograr una mejor calidad de vida para el residente.

Los familiares se sienten contenidos, ven que podemos darle una mano y confían en nuestro trabajo. Lo demuestran muchas cartas de agradecimiento que amorosamente nos dedican, y en la comunicación permanente que tienen con la Institución

Dejanos tu consulta

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.

03541-496679

0351-153 099 530

0351-153 896 420

Hoteldiferencialdantedelich@gmail.com

Av. Cura Brochero 730, San Antonio de Arredondo